el ganador del juego

El ganador del juego

– Veinticinco, veintiséis….

La voz de mi hermano mayor se descomponía a mis espaldas, retorciéndose sobre sí misma al rebotar insegura entre los pasadizos y estructuras de la Colmena, tanteando posibilidades remotas mientras yo corría y corría buscando un lugar donde no me hubiera escondido antes o donde a Rafa no se le pasara por la cabeza volverme a buscar. Leer más

vidas puntuales - relatos breves fritos

Vidas puntuales

A las ocho y diecisiete de la mañana, puntual como de costumbre, el metropolitano con número de licencia 681 abandona la estación de Cinco Rosas y tras recorrer unos doscientos metros emerge a la superficie después de una eternidad bajo tierra. Dentro del último vagón, como cada día a la misma hora, Román se deja empapar por las pequeñas novedades que le brinda el repetido paisaje, por los pequeños puntos de fuga que el azar o algún hecho mínimamente maravilloso han situado en el ángulo muerto de la rutina. Leer más

la-mitad-de-la-suerte-relatos-breves-fritos

La mitad de la suerte

Lo mínimo que puede uno pedir cuando decide dejar atrás todo su mundo conocido es que parte de ese mundo conocido no ocupe el asiento contiguo del autocar en que emprendes la partida. Y menos aún si quien ocupa ese asiento es alguien como Delfín Gómez. Leer más

la-fecha-de-caducidad-del-perdon-relatos-breves-fritos

La fecha de caducidad del perdón

Poco antes de caer la noche regresas –hoy también- malhumorado. Estrellas con rabia el improvisado arpón contra el suelo, y ni tan siquiera esbozas una disculpa cuando finjo despertarme sobresaltada. No necesito preguntarte para saber que esta noche volveremos a cenar raíces amargas, aún a costa de nuevos cólicos e indecibles dolores de estómago. Leer más

la fábrica - relatos breves fritos

La fábrica

Pumarega se ocupó del recuento. Con voz engolada fue pasando lista por orden alfabético a los convocados y haciendo después las muescas pertinentes en una libreta de papel cuadriculado que a duras penas podía iluminar con una enorme linterna naranja. Si tras escuchar su apellido el aludido no contestaba “presente” o “aquí”, se dejaba sentir un heterogéneo murmullo de desaprobación entre los chicos, acompañado de onomatopeyas y juramentos. Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR