Desde la atalaya

No pasa de largo la sorpresa desde la atalaya

ni faltan las madalenas a su cita de ayer.

Herido en la frontera artificial del que espera

me hago fuerte en la trinchera de la vida sin ti.

Reservo un verano inalcanzable en la vieja cabaña

donde ya sin coartada vive de rentas el olvido,

me baño en la orilla donde el deseo hace pie

para enturbiar en tu honor lo que pudo haber sido.

Despierto cuando llegan los repuestos del alba,

traen de regalo un año de ira, un sol de prestado.

Hoy que ya no pregunta por ti la rutina

hoy que sé que la vida siempre pasa de largo.

Autor : Erre Medina

¿Quieres recibir relatos gratis por email?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies