A cobro revertido

Maica se sobresaltó cuando el teléfono fijo empezó a sonar con impertinente estridencia. Según el despertador de su mesilla pasaban veinte minutos de las tres de la madrugada.

– No lo cojas – le pidió a Fabián con cierta aprensión.

Pero su marido ya se había incorporado de la cama y, como un autómata, se dirigía a la sala de estar para contestar la llamada. Le oyó intentando –aparentemente en vano- trabar contacto con quien estuviera al otro lado de la línea. Finalmente colgó.

Leer más

Igual a cero

Cuando, tras ser descubiertos, los amantes se marcharon de su casa -avergonzado él, altanera ella- Arturo Cuadrado se derrumbó en el sofá. No había montado una escena antes ni lloró en ese momento, su cerebro intentando asimilar la traición, descomponiendo la intolerable escena que acababa de presenciar en partidas manejables de motivos, alternativas y consecuencias.

Resultaba evidente que su matrimonio había acabado de acabarse. Tal como estaban las cosas, ni Julia le pediría perdón ni él se lo podría conceder más que nominalmente y ya en la antesala del adiós irrevocable. De hecho, la traición había convertido en impostergable la decisión tanto tiempo aplazada, esa que iba tamizando la progresiva devaluación del día a día. Llegaría pronto, pues, el divorcio, más para constatar el deterioro de la relación que para darle término: sin hijos, sin propiedades ni deudas en común, con sendos trabajos traducidos en nóminas parejas ingresadas en cuentas separadas… Nada por lo que discutir en un tribunal, nada que dividir, compartir o recuperar, salvo ese pasado en diferido al que nos devuelve una sentencia que nos declara libres pero convictos de un error pretérito. No hay más preguntas, señoría.

Leer más

Punto de fuga

Tras el mar el puerto, tras el puerto las murallas, tras las murallas la ciudadela. Y en la ciudadela, sobre las casas sin ventanas, la atalaya.

Y asomada en la atalaya, la princesa. Como siempre. Esperando, paciente, algo que habrá de surgir un día en un punto inconcreto del inmenso mar. Algo que la habrá de arrastrar con la violencia de lo inevitable, ya que la huída le viene prohibida por su condición.

“¿Qué buscas ahí fuera que no tengas ya?”, le pregunta preocupado su padre antes de bajar a excavar. Ella responde con evasivas, para no herirle, y lo ve descender luego, seguido por sus súbditos, provisto de picos y palas, dispuesto a horadar una nueva galería, cada vez más profunda, bajo un tétrico cielo de raíces muertas.

Leer más

Pared con pared

Era uno de esos personajes que transitan entre el rechazo y la pena cuando alguien repara en ellos. Su rostro bulboso y congestionado aparentaba unos cincuenta años que posiblemente aún no había cumplido. Vestía siempre con las mismas ropas, o al menos presentaban éstas una aparente uniformidad derivada de su estado de deterioro y desaseo. Con la torpeza de los borrachos –creo no equivocarme si digo que jamás vi a mi vecino sobrio- solía farfullar un buenos días cabizbajo y apenas inteligible cuando se cruzaba con Ana y conmigo en la escalera. Luego, cuando creía que ya no le veíamos, nos lanzaba unas miradas que, de venir de alguien menos descompuesto en sus capacidades, cabría juzgar de preocupantes.

– Es inofensivo – nos dijo un día nuestra casera a raíz de algún comentario que dejamos caer sobre tan peculiar compañero de rellano. Luego, bajando mucho la voz, creyó oportuno añadir: – Está así desde que su mujer lo dejó. Antes era una persona cabal y hasta instruída, pero un día ella se fue con otro y ya ven en qué quedó el pobre.

Leer más

La vida del otro

Lo peor no era la cara de terror con que me miraba el tipo mientras le pegaba una y otra vez. Tampoco las consecuencias que mi desproporcionado acto de violencia sin duda me acarrearía. Ni tan siquiera el hecho de no reconocerme en la acción.

No. Lo peor era que no podía parar. Que la decisión de matar a aquel tío o meramente dejarlo sin dientes no dependía de mí.

Sino del otro.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies